• webinguz

Hipopresivos en tus rutinas de entrenamiento

Actualizado: 24 abr

Como vemos en nuestro método de entrenamiento a veces menos es más. Los ejercicios y técnicas abdominales hipopresivas son un claro ejemplo.





¿Has probado alguna vez a introducir ejercicios en tu rutina de entrenamiento los hipopresivos? Es una técnica se centra en nuestra respiración y nuestra postura. Su objetivo es buscar un vacío intra-abdominal y, de esta forma, fortalecer la musculatura interior abdominal, la musculatura respiratoria y el suelo pélvico.


Hypo, del griego =menos; pressio, del latín= presión.


La técnica de los hipopresivos se basa en buscar una presión negativa en la cavidad intra-abdominal a través de intervalos de apneas y trabajo de la musculatura intercostal y diafragma.


Una dato curioso es cómo con el fenómeno del fisio-culturismo, de la mano de Arnold Shwazenegger, se popularizó a través de la técnica Vacum, en los años 80. Aunque en Europa, será en la década de los 90 cuando comenzó a implantarse, en corrientes de fisioterapia, de origen francés, dedicadas a la rehabilitación del suelo pélvico y el postparto.


¿Que buscamos con los ejercicios de hipopresivos?


- Tonificar la musculatura abdominal y perineal

- Mejorar la corrección postural

- Prevenir hernias

- Prevenir y mejorar las incontinencias urinarias

- Mejorar factores vascularizantes

- Reducir el perímetro abdominal

Antes de empezar una clase… ¡Recuerda!


- Haber ido al baño previo al entrenamiento.

- No entrenar antes de dormir: se recomienda su práctica en torno a unas 3 horas previas.

- No realizar los ejercicios justo después de comer: mínimo 2 horas de intervalo, para que no influyan en el proceso de digestión.

- Beber algo de líquido antes y justo después del entrenamiento.

Los ejercicios hipopresivos conllevan contraindicaciones en población hipertensa o con problemas cardíacos, con procesos inflamatorios abdominales o embarazadas.


Las técnicas hipopresivas son complejas debido a que trabajamos musculatura que normalmente funciona de manera involuntaria. Es por ello que para la realización de un programa efectivo ha de cumplirse cada uno de los pasos y pautas que conlleva la técnica.


Por todo ello, se requiere la concentración adecuada y tener conciencia propioceptiva de la musculatura utilizada. Nos referimos a la propiocepción como la capacidad que tiene nuestro cuerpo para sentir la posición relativa de las partes corporales contiguas. Es decir, la conciencia de la postura corporal con respecto al medio que nos rodea.


En INGUZ seguimos dándoos pautas de ejercicios que buscan vuestro bienestar en un periodo de medio-largo plazo. Todos estos ejercicios son totalmente complementarios a nuestra metodología de entrenamiento funcional que promueve nuestra marca.


Es recomendable aprender bien la técnica, bajo la supervisión de un experto, un entrenador o un preparador físico. Atrévete a practicar ejercicios hipopresivos e introducirlos en tu planificación y rutinas de ejercicios. Podrás comprobar y observar que a veces menos es más.


Y recuerda… tu mañana está en el hoy.

181 visualizaciones